El médico policial Alcides Eduardo Ramo Marcogiuseppe quedó imputado por una serie de delitos que habría cometido, todos ellos en el contexto de las causas que envuelven a Luis Maximiliano Benedetto, exfuncionario municipal de Concordia.

En horas de la mañana, brindó declaración de imputado ante las evidencias que el Ministerio Público Fiscal había logrado reunir, con el propósito de demostrar que el funcionario policial habría actuado en complicidad con Benedetto y su defensa: sería el responsable de generar documentación que acreditara, falsamente, que el exdirector del Parque San Carlos cursaba un cuadro de Covid-19.

¿El aparente objetivo? Sacar a Benedetto de la alcaidía de Concordia y que permanezca aislado en su domicilio particular, entretanto continuaban corriendo los 60 días de prisión preventiva dispuestos para el exfuncionario, imputado por causas de grooming, violencia de género, lesiones leves, privación ilegítima de la libertad y abuso sexual con acceso carnal contra cuatro mujeres.

Fuentes judiciales ratificaron que el médico policial que certificó el Covid positivo ahora se encuentra imputado por dos hechos atribuidos, los cuales podrían configurar los siguientes delitos:

En primer lugar, “Abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”, en la medida que Marcogiuseppe habría quebrantado los deberes que le competen como auxiliar de la Justicia, actuando en este caso como asesor de la defensa.

Y en segundo término, concretamente por haber confeccionado tal certificado médico y haberlo presentado ante el juez que entiende en la causa, lo cual podría encuadrarse como un delito de “Falso testimonio y falsificación de instrumento público”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *